Este Blog nace desde las arterias de la Cuba profunda, la que desconocen los turistas, la que pretenden obviar algunos gobiernos e instituciones en el mundo. La Cuba silenciada por algunos hombres, pero conocida y apreciada por Dios, y que ha comenzado a susurrar, y del susurro pasará al grito, a la protesta, a la palabra indignada. Nace en el interior de mi isla; y esta isla soy yo, eres tú, somos todos; y se aferra a todos implorando que hagamos algo por ella, con urgencia.

lunes, 30 de diciembre de 2013

Liberties in Cuba?

Yoaxis Marcheco Suárez

Translated by: Maria Montoto
Baptist, Methodist and Pentacostal pastors in a UMAP forced labor camp. Source: religionrevolution.blogspot.com
By: Yoaxis Marcheco Suárez
I don’t know what is happening with some people and institutions in the world, I think that they suffer from some sort of lethargy that doesn’t allow them to perceive Cuban reality, or they are simply content with what the antidemocratic government of the country informs and draws for them. The Cuban heartland is something else, very distant from the reports and statistics that the un-government offers to international opinion. The mere fact of seeing the nation submerged in bankruptcy and disequilibrium caused by more than 50 years under the same system, with leaders whose extreme self-sufficiency has led them to believe that they are immortal gods, almighty and non-substitutable, is already sufficient for the free world to understand that on the tiny Antilles island, democracy and freedom went out to the countryside one day and apparently cannot find their way back home.
I also can’t seem to explain the reason why the Cuban nation doesn’t take over the reins and liberate itself once and for all from everything that overwhelms it. We can clearly see, one only needs to have a bit of good vision, that the country will succumb, that its inhabitants are discontent with daily living, although, lamentably, the answer to this unhappiness is the high number of emigrants, suicides, alcoholics, delinquency, the low birth rate (which has resulted in an aging population), alienation and silence.
To speak of freedom in Cuba is almost painful, the most recurrent monosyllable is “No”. No freedom of expression. No freedom of the press. No freedom of political or party affiliation (in a one-party system). No freedom of ideas. No freedom of information. No freedom of meetings or membership. And there is a so-called “religious freedom” where the separation of Church and state only applies to the Church, because the state is constantly exerting its meddling dominion over the various denominations, associations, etc.: manipulating the ecclesiastic leadership, forever threatening, blackmailing, with airs of superiority. I truly do not know what they call separation of Church and state, when the former is supervised in every aspect by the latter: every step that is taken, every decision that is made.
The questions posed by Benedict XVI on his recent visit to the country continue to be unanswered. When will properties that were confiscated from the Churches in the early years of the Revolution be returned in their entirety? When will it be possible to build new church-affiliated educational institutions so that present and future generations of the faithful may be educated, not under the doctrines of Marxist-Leninism, but under the teachings of the Bible? When will religious institutions be allowed to have their own radio and television time-slots, have their periodical publications, presses, editorial houses and bookstores? Could it be that denying all this to the Church is not, in some good measure, the same as wounding its freedom?
Furthermore, it is important to point out that all of the elements that deny believers in Cuba of their genuine freedom should, if restored, be for everyone without distinction including, as Percy Francisco Alvarado Godoy would say in his post: “Another lie of Radio Marti…” to the “tiny and irrelevant congregations delegated to the Western Baptist Convention, as well as the Apostolic Movement,” the latter not legalized by the censoring filter of the Central Committee Register of Associations.
The great fallacy is (and, believe me, this is already more than “a quagmire of lies”) in stating that in Cuba its un-government (and I cite the aforementioned author): “has never tortured or persecuted religious pastors for their beliefs, independent of the size of their denominations, their isolation, or lack of a support group on a national or international level.” I believe the term “never” is too broad. Although, of course, the author to whom I am referring is following the steps of his maximum guide, the now historical leader of the Cuban Revolution, Fidel Castro, who had the shamelessness to declare in the interview “Fidel and Religion,” that in Cuba no place of worship had ever been shut down.
In the not too distant past –just barely the decade of the ’60s of the past century)– the dictators (by then staunch enemies of religion) created the UMAP* concentration camps, where hundreds of pastors and Church leaders were sent. Many places of worship were literally shut down, among them the Baptist Church Ebenezer of Taguayabón, of which I am a member.
The faithful were not worthy to attend the universities of the country, many would lose their jobs if they decided to remain steadfast to their faith. Places of worship were emptied giving way to the era of Communist ideology, with its atheist and materialistic nature, that in Fidel Castro’s version takes on the appearance of exterminator of the spirituality of a believing people, by their nature.
The current, much-trumpeted Cuban Constitution –all the while manipulated by the owners of everything within the island– claims in its article 8, to acknowledge and respect freedom of conscience and religion. They should, if they were honest, include a clause in this article: only if whoever professes these is a Revolutionary, practices “Fidelism” and has learned to abide by whatever is mandated to them on behalf of governmental entities.
The clause is implied, even when the article goes on to state that religious institutions are separate from the state. Article 55 states: that the state recognizes, respects and guarantees freedom of conscience and religion. It would be repetitive to explain this great lie: a country where whoever thinks differently –in ideology and politics– is incarcerated, arbitrarily detained, threatened, repudiated and always under the same defamatory pretext: that they are either paid by the empire or are mercenaries. In the atrocious egocentrism of the Castros and their “revolutionary” followers, differing minds do not fit. They fear plurality, like the fear that the tyrants have of those of true faith and firm convictions.
In any case and without understanding what happens to those who proclaim themselves free in the world, and with the Cuban nation so lacking its most basic rights, I carry on here within this stifled Cuba and in this “tiny and irrelevant Baptist Convention of Western Cuba”, for my fill of beautiful traditions and a deep history of more than one hundred years, with champions of the faith like Alberto J. Diaz, who was very close to José Martí and who collaborated in the pro-independence struggles against the Spanish colony; Luis Manuel Gonzalez Peña, who in the darkest hours of the faithful in Cuba told a civil servant, who predicted the end of the Churches in the country, that there would be Churches to last a while, and others. Believing in a Jesus, who does not commune with the powerful egocentrics of this world but with those below them –with “the immense minorities”– and who in the end was followed by many, to be abandoned later by the greater part of them, including His disciples, and who was also crucified by many and accepted by few.
*Unidades Militares de Apoyo a la Producción: Military Units for Assistance to Production

miércoles, 18 de diciembre de 2013

Propósito de la verdadera navidad: Basado en Isaías 9

El nacimiento de Jesús es el acontecimiento que marca el inicio de su trayecto a la CRUZ por la salvación espiritual de la humanidad, muerte que terminó en RESURRECCIÓN y VICTORIA
Pareciera que todavía hoy malinterpretamos el mensaje de la navidad y le otorgamos un sentido que para nada es genuino ante los ojos de Dios. En un mundo donde los rumores de guerra se convierten en realidad con solo el chasquido de los dedos de los poderosos, donde aún persisten dictaduras y dictadores, donde los derechos de los seres humanos son tirados con desprecio a la basura. Un mundo donde la palabra paz se ha transformado en una sílaba olvidada, como algo del pasado más remoto, aunque lamentablemente como género siempre hemos sido propensos a la violencia, a la furia, al desatino, sin percatarnos de que cada error que cometemos sobre la tierra será pagado con creces tarde o temprano.
El Príncipe que nació en Belén arropado de pobreza y sencillez, en el más recóndito anonimato, el Príncipe de paz, Consejero admirable, el Dios fuerte y eterno Padre, vino a los suyos con un  mensaje diferente al que balbuceaban los doctos de la Ley judía y mucho más lejano al del lenguaje político de los gobernantes romanos. En tiempos de perdición, de esclavitud, de sometimiento, Dios hecho carne trajo un discurso liberador, emancipador, hermanado a la paz, a la justicia, entiéndase con ello la justicia social, la rectitud. Ese sigue siendo el verdadero mensaje de la navidad, Dios encarnándose en lo más oculto, en lo más humilde de la sociedad humana, Dios percibiendo en carne propia nuestras angustias y sufrimientos, Dios amándonos desde nuestra misma carne, desde nuestra esencia más humana. Pero Dios vino a los suyos y estos no le recibieron y aunque los suyos se refiere en una primera instancia al pueblo de Israel, es universalmente entendible, que Dios vino para toda la humanidad y que esta, vez tras vez le ha dado la espalda, vez tras vez le ha crucificado.
La paz de la Navidad no es la de las vitrinas iluminadas y  bien provistas del primer mundo, una paz muchas veces aparente, porque detrás del disfraz de prosperidad y desarrollo existen numerosos seres humanos heridos, solitarios, hombres y mujeres que arrastran con la culpa de generaciones anteriores y con las suyas propias y que ni siquiera pueden firmar consigo mismos algún tratado de paz. No es esta humanidad dividida, donde la economía tira la balanza para los menos y se alza para una mayoría desposeída de bienes, incluso los más elementales. Continentes al punto del estado de coma, como la saqueada África, la hermosa negra que luce un rostro mustio y enfermo, o el nuevo mundo, que no por nuevo ha sufrido menos, y que ha tenido que padecer el furor de malos gobiernos y dictaduras prolongadas que han traído para los pueblos americanos dolor, pobreza y muerte. No es un mensaje para oprimir a los de abajo y levantar cada vez más a  los que arriba pisotean hasta la ignominia a los desposeídos, Dios no ha colocado reyes, presidentes, ni ministros para destruir a las naciones de la tierra, Dios no ha creado bombas, ni misiles para matar las entrañas de generaciones enteras, Dios ha planteado un argumento diferente, nos ha llamado a la paz verdadera, a la única que puede traer la reconciliación entre ricos y pobres, entre capitalistas y comunistas, entre hombres y mujeres, entre judíos y musulmanes, entre negros, blancos y mestizos. La única que puede ayudarnos a mirar nuestro entorno con ojos diferentes, develados de toda ambición y egoísmo, una visión que cubra a todo lo que puede prolongar nuestra existencia sobre este planeta que gime como si padeciera fuertes dolores de parto.

Es mi deseo mayor que en estas navidades que se nos avecinan, retomemos cuál es el papel que Dios quiere que juguemos en el escenario de la vida, sea cual fuere nuestro contexto, vivamos bajo las bombas o gozando de la mayor tranquilidad, sea que podamos sustentar y abrigar nuestros cuerpos o que no podamos, que dejemos de mirar nuestras propias desgracias y penurias cotidianas para comprender los problemas y situaciones ajenas. Que podamos abrir nuestros ojos para mirar con ternura los ojos del príncipe cuyo reino ya ha sido instaurado entre nosotros y que no tendrá fin, un  Reino de paz duradera y estable, el único que nos brinda la esperanza de una humanidad sin diferencias, el único que puede cambiar a los seres humanos de manera individual para lograr así un mejor interactuar de todos en conjunto. Olvidemos por esta vez la botella de la mejor champaña o las compras sustanciosas que van muchas veces más allá de nuestras posibilidades personales y tengamos presente a Jesús, el verdadero motivo de esta celebración, quien no tuvo un lugar para recostar su cabeza y que nació, una noche fría y silenciosa de cualquier mes del año, entre animales, sobre un pesebre, alejado del bullicio de las grandes ciudades, que nació para morir por quienes día tras día con nuestros actos egocéntricos le negamos y echamos a un lado, para darnos paz, esa paz que el mundo no logra entender y que solo él puede darnos, porque es una paz que nace desde lo más escondido de nuestros corazones. (En twitter @yoaxism)

jueves, 7 de noviembre de 2013

Algo sobre mi viaje a USA

Casi llevo dos meses en USA. Confieso que a mi cuerpo le ha costado mucho adaptarse durante el tiempo que he permanecido acá. Malas digestiones con vómitos frecuentes. Los automóviles me ocasionan mareos, y los cambios de temperatura (frío en interiores y calor agobiante en exteriores) me producen cefaleas; el a penas caminar me hace sentir oxidada y con cierta sensación de cansancio.  A pesar de todo esto, he tenido jornadas intensas acá en USA, y he podido exponer en muchos espacios de gobierno e informativos las principales inquietudes acerca de la situación dentro de la Isla de Cuba referentes a la libertad religiosa y en otros órdenes.

Una de las cosas más positivas, y que más extrañaré cuando retorne a mi país, es el uso ilimitado de Internet. He tenido acá la posibilidad de revisar diariamente mi cuenta en Twitter, ver mi lista de seguidores y seguir a algunos. Algo imposible cuando estoy en Cuba. Llegar a Twitter desde allá adentro es milagroso y es como caminar a ciegas, tanteando los espacios que no veo para no tropezar.

Tener acceso a los medios informativos y de comunicación acá en USA ha sido para mí una experiencia extraordinaria. Pero aún más ver como las iglesias en esta gran nación tienen la libertad de poseer sus propios medios radiales o televisivos. La libertad de expresión es algo muy positivo, y solo espero que nadie, ni nada destruya en Estados Unidos este gran espacio que el pueblo norteamericano ha logrado alcanzar.

He podido evidenciar el daño antropológico que me ha ocasionado el Régimen en Cuba en cosas aparentemente simples. Ver la sociedad norteamericana y sus avances tecnológicos, es como vivir un mundo de ciencia ficción. Desde lo más sencillo hasta cosas más complejas. Mi miedo a caerme cuando iba a tomar una escalera rodante en los aeropuertos o en el Metro de Washington DC. No saber manejar un auto, o leer un mapa para orientarme dentro de una ciudad, o esperar con disimulo que alguien delante de mí se lavara las manos en un lavabo público, porque yo no tenía ni la menor idea de cómo funcionaban los recipientes con gel. Qué decir de mi gran asombro en un mundo donde todo es electrónico.

No he parado de asombrarme por la gran organización y control a todos los niveles que permite el desarrollo y el avance de la nación. No ver a un policía en las calles, solo cuando se les necesita en caso de peligro o ante algún suceso criminal. Y qué decir de la disciplina social y el respeto al espacio individual que favorecen la armonía de la colectividad.

En fin, pese a mis malestares, que deben ser normales supongo, si pensamos que durante casi 40 años he vivido en Cuba sin salir jamás de ella hasta ahora. El viaje a los Estados Unidos ha resultado muy positivo para mi experiencia personal, positivo e inolvidable.

Cuba me espera, y en ella esa realidad triste en la que siempre he vivido y que insisto en creer, se puede cambiar.

miércoles, 26 de junio de 2013

Y dicen que tenemos Internet?

 Por: Yoaxis Marcheco Suárez
Juro que aún no me he enterado que "tenemos Internet". Podríamos decir que lo tenemos con toda seguridad? He hecho mi primer intento hace ya unas doce horas, me dolieron los dedos y hasta el corazón cuando tuve que depositar en manos de la empleada de Etecsa 4.50 CUC para solo una hora de conexión. Una hora en la que además de suspendérseme el servicio a los diez minutos de iniciado _por unos interminables 5 minutos_ en los que perdí parte de la información que ya había escrito para enviar a través del gmail; me sentí todo el tiempo vigilada, escudrinada hasta el mismo centro de mi masa cerebral.
Marito, mi esposo me acompanaba, o quizás yo lo acompanaba a él. Nos miramos asombrados cuando nos percatamos que de los 60 minutos que compramos ya nos quedaban a penas unos 25. El tiempo vuela literalmente en esta dimensión física, pero mucho más en la virtual. Dos o tres asuntos, de tantos que pensábamos resolver. Terminamos el tiempo de navegación insatisfechos, más pobres _con 4.50 CUC de menos_ y con esa rara sensación de que Internet sigue siendo irreal en Cuba, inalcanzable.

viernes, 15 de febrero de 2013

Hoy, cumpleaños 64 de Laura Pollán

Por: Mario F. Lleonart Barroso
Celebrar el cumpleaños de alguien tan especial como Laura Pollán en Cuba se convierte en un pecado que el régimen de los hermanos Castro no tolera. Ahora mismo en su sede en Neptuno en Centro Habana hay toda una cacería humana. Las mujeres que lograron llegar, unas cincuenta, y que desde varios días antes tuvieron que moverse hasta allí, unas veintiocho
SCAN0000
Portada del Cada Dia
SCAN0001
Dedicatoria de Pbro. Mario Lleonart
desde Oriente, ahora mismo están rodeadas por hordas que la seguridad del Estado manipula para agredirlas y gritarles toda clase de improperios. A otras que intentan llegar las cazan y golpean, de ello me llegan ahora mismo decenas de testimonios. El Estado que fue establecido por Dios para velar y cuidar a sus ciudadanos trastoca lo que debería ser su propósito e incentiva la violencia. Hace dos años, en el primer aniversario de la muerte de Orlando Zapata Tamayo intenté dar custodia a las damas Juana Oquendo y Lilian Castañer para que pudiesen llegar a su té literario y yo mismo fui cazado por esas hordas y conducido hasta la estación de PNR en Santiago de las Vegas, junto al periodista independiente Hector Julio Cedeño quien ahora mismo lleva más de una semana detenido en el VIVAC por tomar una simple foto.
Hoy no podré llegar hasta la sede de las Damas de Blanco a celebrar el cumpleaños de Laura Pollán que sigue presente entre nosotros. No me dejarían llegar de cualquier modo, y sé que me mi nombre se encuentra en esa lista negra de personas mandadas a matar y aprovecharán el primer momento que tengan para darme uno de esos golpes que al paso del tiempo resultan ser mortales, como sucedió a la propia Laura, mordida y aruñada apenas unos días antes de su intempestiva muerte. Pero ayer al mediodía pude encontrarme con su líder Berta Soler y además de ratificarles mis oraciones mi esposa Yoaxis Marcheco y yo le hicimos entrega de cerca de 50 devocionarios «Cada Día» editados por el Ministerio Reforma www.ministerioreforma.com dedicado al sensible tema de «Mujer y violencia» para acompañarnos durante todo el mes de marzo. Ojalá que las que han podido llegar ya estén leyendo por adelantado algunos de los devocionales mientras esa jauría de lobos aúllan frente a su sede. Yo ahora mismo oro por ellas y ruego a Dios que pronto llegue el día en que este régimen despótico que por alguna razón la ha tomado especialmente contra las mujeres desparezca por completo

miércoles, 13 de febrero de 2013

Las manos que construyen futuro


Por: Yoaxis Marcheco Suárez
Proliferan los pequenos negocios en Cuba
Confieso que no tenía un post para publicar hoy, pero como las letras pueden salir de cualquier esquina de la vida, estas me salieron inspiradas en algo que vi y que está sucediendo cada vez con más frecuencia en Cuba. Cuando mi esposo y yo viajamos a La Habana, debemos andar deambulando, casi siempre de corre corre, resolviendo asuntos impostergables que solo podemos ventilar en la capital y en esa única vez cada cierto tiempo que viajamos hasta ella. Aunque algunos amigos solidarios nos brindan su techo para hospedaje, nosotros evitamos cargar sobre ellos nuestra alimentación y por eso comemos cualquier cosa que aparezca, intentando tener sumo cuidado en estos días lamentables en los que el cólera ha tomado por asalto la ciudad. Así vamos transitando en los horarios habituales de almuerzo o de comida, fijándonos bien en las cada vez más numerosas cafeterías particulares, son fáciles de divisar o reconocer, se diferencian de las estatales por el buen gusto en su decoración, la higiene, la presentación de los productos y la atención a los clientes. Diría que esos pequeños establecimientos por cuenta propia pueden darle buenas lecciones de mercadotecnia a los que aún siguen bajo la tutela del Estado, estos últimos en su mayoría ofrecen una vista deplorable y el servicio se caracteriza por ser lento y de muy mala calidad.
Aunque hemos comido en muchas cafeterías privadas, porque demás está decir que ya no miramos las estatales, solo una ha logrado acaparar mi atención de manera especial y me ha dejado vislumbrar la Cuba del futuro que tanto ansío; una Cuba de prosperidad, avance y desarrollo. Ubicada en el municipio La Lisa y destacándose del resto de los puestos gastronómicos cercanos a ella por su abundante iluminación, su cristalería, su extrema higiene, sus atractivos anuncios, sumado a los modernísimos equipos que posee para la elaboración de los alimentos que ofertan _ y es diversa la gama de platos, dulces, refrescos en conserva o naturales con que cuenta su carta_; más un juvenil y dinámico equipo de trabajadores, todos con una impecable presencia luciendo su uniforme de color rojo (con logotipo en el frente del pullover y en la gorra). La cafetería «El Banquete» llega a ser para los hambrientos comensales un banquetazo de lujo.
Comer en este sitio un buen pollo asado, con abundantes vegetales frescos aliñados con especias y vinagre; unas yucas con mojo bien blanditas, las preferidas de los cubanos y el típico y sabroso arroz congrí, es algo que invita a ir una vez y a repetir pronto la visita. Los mejores ingredientes de todos son, la amable sonrisa de la dependienta y el afable trato del joven vendedor de churros rellenos con dulce de guayaba, crema de chocolate o leche condensada (al gusto del cliente). Un servicio rápido y eficiente, a la altura de quienes la visitan, haciendo ciertas las premisas de los gastronómicos: complacer al comprador; quien paga siempre gana; jamás discutiré con el usuario; y la muy conocida: el cliente siempre tiene la razón. Premisas que quedaron tapiadas en el olvido por los trabajadores estatales de la gastronomía y los servicios, desmotivados por sus bajos ingresos y los escasos recursos con que cuentan para trabajar.
Esas manos laboriosas que bien cuidan lo que es suyo y que a la vez ofertan al pueblo más que comida y un espacio para degustarla, puro arte; son las manos que construirán el futuro de esta Isla. Un futuro que necesariamente será diferente a estos más de cincuenta años de mediocridad y declinación social y económica. En esa Cuba futurista quedarán bien atrás las oscuras cafeterías estatales llenas de moscas y caras apretadas, los fúnebres uniformes en negro y blanco, y la carencia de iniciativas de mercadotecnia, gerencia y administración.
Triunfarán para el mañana los establecimientos privados y los cubanos, acostumbrados al maltrato y la desidia, veremos por fin que nuestros esfuerzos, trabajos y sacrificios cotidianos, serán retribuidos con un servicio de eficiencia y con productos de excelencia, a la altura de lo que merecemos como pueblo; y créanme que esto nos hará sentir más dignos, más importantes, más humanos. Así me sentí yo aquella noche de lujo cuando descubrí las delicias de «El Banquete».

miércoles, 9 de enero de 2013

A propósito de cuentas congeladas

Por: Mario F. Lleonart
Me sorprendí días atrás cuando el régimen de Cuba salió en defensa del CLAI a quien supuestamente el gobierno norteamericano había congelado cuenta bancaria en Miami que debía utilizarse para Congreso de esta asociación de iglesias a celebrarse en territorio cubano el próximo año. Cual si el moribundo sistema cubano no hubiese sido un probado violador de la libertad religiosa en sus más de 50 años de permanencia en el poder intentó a estas alturas engañar a alguien en el mundo dándoselas de paladín de la libertad religiosa. El raulismo lanzando piedras olvidándose de su maltrecho tejado de vidrios.
No es posible en un post, porque se necesitan libros, y ya hay algunos, para detallar tanta violación a los derechos de la libertad religiosa en Cuba. Pero a propósito de cuentas congeladas es hora ya que el régimen cubano permita acceder a su cuenta bancaria a la Primera Iglesia Bautista La Trinidad de Santa Clara. Esta iglesia con 105 gloriosos años de historia en esta ciudad central de la isla no puede acceder desde hace algunos años a una cuenta bancaria que abrió desde hace 24 años. Alrededor de 27000 USD, donativos en su mayoría de iglesias hermanas en EE.UU permanecen inaccesibles para esta iglesia que los necesita para su funcionamiento y especialmente para concluir la reconstrucción de su templo que desde hace años se viene realizando.
Hablo con toda propiedad. Mi esposa Yoaxis Marcheco y yo desde 2006 servimos como profesores en el Seminario Luis Manuel González Peña que esta iglesia fundó en el 2000 y que, a propósito, no ha obtenido el debido reconocimiento jurídico a pesar de que si cuenta con todo el respaldo, no solo de la iglesia, sino de la Asociación Convención Bautista de Cuba Occidental a la que estamos afiliados, y a pesar de realizar los trámites que la misma Caridad Diego Bello, Jefa de la Oficina de Atención a los Asuntos Religiosos recomendó hace unos meses en reunión sostenida con esta iglesia. Se constata la necesidad que tiene el Seminario de que la iglesia pueda acceder a su cuenta.
Sospecho que nuestra presencia como profesores en el Seminario tiene algo que ver con esta cobarde presión política o chantaje. Pero estoy seguro que son más las causas de la burda represalia. Es bien sabido que el Rector del Seminario, pastor jubilado de la iglesia tras más de veinte años de abnegado trabajo, y quien nunca accedió a presiones ni chantajes, ni como pastor de la iglesia ni como líder histórico de la Convención, el Reverendo Homero Carbonell, tampoco ha sido santo de la devoción de las autoridades políticas, como lo prueba su famosa carta hecha pública en el culto magno de su jubilación el Día de la Reforma Protestante, 31 de octubre de 2010. Como si fuera poco, su encantadora esposa Migdalia, y su hijo Asbel, líder de adoración de la iglesia, también son profesores en el Seminario, y su otro hijo Daniel es uno de los más destacados músicos de la iglesia, y un reconocido compositor de la música cristiana en Cuba. De no ser nosotros la causa de esta arbitrariedad, cuál entonces. El pastor actual de la iglesia, el Rev. Juan Carlos Mentado, en el corto tiempo que lleva en la dirección de esta iglesia ha sido un líder solicito y cumplidor de sus deberes. Yo también un día lo fui. No dudo que con los procederes tan violatarios a las libertades de su iglesia en un poco de tiempo más este apreciado hermano pase a formar parte de esta lista negra en la que ya nosotros nos encontramos. Dios no lo quiera.
Preocupado por la cuenta del Clai contacté con funcionarios de la Oficina de Intereses de los EE.UU quienes me informaron de la disposición de su gobierno a colaborar con esta asociación de iglesias latinoamericanas para esclarecer este malentendido, y acerca de lo cual ya se habían dirigido al Consejo de Iglesias de Cuba (CIC), lo cual me alegra mucho ya que concedo losl mismos derechos que defiendo a estos hermanos. Espero que el Clai pueda también reaccionar en solidaridad nuestra y no se deje engañar por este sistema que es harto conocido como violador de las libertades religiosas. Ojalá que su Congreso en Cuba el próximo año sirva para condenar proféticamente tantas arbitrariedades contra tantos creyentes en nuestro país pues lamentablemente la cuenta congelada de la Primera Iglesia Bautista La Trinidad de Santa Clara es un asunto más entre tantos otros que constituyen flagrantes violaciones a la libertad religiosa en Cuba.
Como simple profesor del Seminario Luis Manuel González Peña de la Primera Iglesia Bautista La Trinidad de Santa Clara agradezco a todos aquellos que al enterarse de la acusación que el régimen cubano, como supuesto defensor del Clai realizaba a los EE.UU, y que reaccionaron por contraste ante la arbitrariedad de la conocida cuenta inaccesible para la iglesia en Santa Clara. Ante la necesidad de esclarecer un poco más los detalles me decidí a hablar y para los que quieran sumarse, en este Día Internacional de los Derechos Humanos, derechos de los que los bautistas en nombre del señorío universal de Cristo que proclamamos hemos sido siempre defensores, estoy lanzando la campaña en Twitter que utiliza como emblema la etiqueta #DescongelenLaCuenta. Hasta que descongelen la cuenta ya que, al menos yo, voluntariamente, no me pienso marchar del Seminario.

Navidad ayer y hoy

  Por: Yoaxis Marcheco
Con frecuencia recuerdo la letra de aquella canción de Carlos Varela, tarareada por muchos y muchas de mi generación: "No tuve Santi Claus, ni árbol de navidad..." Y la recuerdo no solo como la canción de moda de esa etapa de mi vida, sino como la realidad social que rodeó mis años adolescentes. Desde siempre he creído en el Dios Bíblico, y por supuesto, en la historia del Hijo que nació en la humilde y casi olvidada aldehuela de Belén, Jesucristo. Aunque sé que Santa Claus y el árbol navideño no son elementos de esa primera y auténtica navidad judía, desde niña eran para mí símbolos de fiesta y de júbilo, como los sombreritos y la piñata que no deben faltar en el cumpleaños de un niño cualquiera. Pero en los primeros años de mi vida, en Cuba estaban terminantemente prohibidos los adornos y las virutillas navideñas. Era pecado capital encender las luces de colores en establecimientos públicos, ya fueran mercados o cualquier otra entidad, y quien lo hiciera en su casa, corría el riesgo de ser mal visto por los vecinos del Comité, y que luego el jefe de la cuadra no le recomendara para los estudios en universidades o para la obtención de empleos. Celebrar la Navidad era sinónimo de ser creyente, y ser creyente era indicativo de ser desafecto al Gobierno, inadaptado del sistema, y entildado además por los marxistas como: ignorante, incapaz,                         Navidad Cubana Tomado de Religión en Revolución            elemento adormecedor  
de la razón y la inteligencia de los pueblos.
Así y todo, a diferencia de Carlos Varela, yo pude gozar la emoción de aquellos árboles hechos de gajos naturales, que comenzaban verdes y terminaban la temporada navideña totalmente secos, pero siempre llenos de vida, iluminados con decenas de bombillas incandescentes de sesenta watts, pintadas con pintura de vinil y muchas veces fijas, sin poder parpadear, porque los recursos no nos daban para tanto. Entre las hojas y  en la base del árbol, grandes tiras de algodón blanco simulaban la nieve, y en la cúpula una estrella enorme, hecha de cartón y coloreada de amarillo, casi dorado, venía a imitar el lucero que resplandeció en la noche feliz del nacimiento del Mesías.                                    
 No habían regalos, eran tiempos de muchas necesidades, aunque sí los hermanos más ingeniosos hacían pequeños muñecos de tela, pequeños santi claus que los niños podíamos llevar a casa para fantasear un poco con la leyenda del hombrecito gordinflón que montado en un trineo tirado por renos, viajaba por el mundo repartiendo juguetes a los niños de buen comportamiento. Recuerdo la pregunta que una de mis amigas de la infancia hizo a su madre en ocasión de un día de reyes: ¿Acaso Santa no ve que yo me porto bien, entonces por qué se le olvidan mis regalos? Confieso que fui incrédula con respecto a Santa, aunque siempre he disfrutado el día de Reyes  recordando los regalos que los magos del Oriente pusieron a los pies de Jesús. De niña era imposible creer en el gordito del trineo, los regalos brillaban por su ausencia, pero a pesar de eso era bueno  ver brillar las luces del árbol en la iglesia y escuchar las cantatas navideñas. Foto tomada de Blog Religión en Revolución
Hoy cuando las luminarias y las guirnaldas de colores adornan entidades estatales y tiendas, cuando tener un arbolito en casa no es nada del otro mundo, cuando al menos una vez al año los “militantes” del Consejo de Iglesias de Cuba ofrecen homilías radiales, y conciertos navideños televisados dentro del marco bien controlado de la televisión oficial, parece que todo va viento en popa en lo que a relaciones Estado-iglesia se refiere. Esas relaciones, que no van tan viento en popa como aparentan y 
mucho menos a toda vela, solo dejan comprender al buen entendedor que el Estado cubano actual le guarda el vinagre a las iglesias y que un número considerable de estas últimas solo trata de sobrevivir y readaptarse a la cobertura aparente que se le ofrece.
En mi caso particular añoro aquellos gajos secos llenos de amarillentas bombillas, pero con iglesias verdaderamente sanas en el espíritu y centradas en el amor cristiano. Iglesias que eran poderosas en lo poco y que dieron lecciones valiosas de arrojo y dignidad  cuando recibieron el ataque voraz del gobierno revolucionario. 
Todavía hoy el mismo sistema político de antaño impera en Cuba, convenientemente trata de variar su facha, e incluso ir hasta el extremo de negar lo que la historia ha dejado en la mente y el recuerdo de muchos creyentes cubanos de aquellos aciagos tiempos. Pero, aunque la navidad nunca se ha dejado de celebrar en Cuba a cualquier precio por los creyentes sinceros y comprometidos con la fe,  Carlos Varela y su famosa canción sigue siendo un testimonio vivo e incuestionable  del pasado no tan lejano, cuando tararear un villancico, prender un árbol o colocar un nacimiento, era más cuestionable que robar un banco.