Este Blog nace desde las arterias de la Cuba profunda, la que desconocen los turistas, la que pretenden obviar algunos gobiernos e instituciones en el mundo. La Cuba silenciada por algunos hombres, pero conocida y apreciada por Dios, y que ha comenzado a susurrar, y del susurro pasará al grito, a la protesta, a la palabra indignada. Nace en el interior de mi isla; y esta isla soy yo, eres tú, somos todos; y se aferra a todos implorando que hagamos algo por ella, con urgencia.

sábado, 27 de diciembre de 2014

Discurso de la misionera bautista Yoaxis Marcheco Suárez para la celebración de “Unidos por los Derechos Humanos” de los 66 años de proclamada la Declaración Universal de los Derechos humanos. Ante todo mi más cordial y respetuoso saludo para la audiencia aquí reunida hoy para reafirmar la dignidad y el valor del ser humano y los derechos de todos los hombres y mujeres para ejercer la libertad de pensamiento, de expresión y de religión.


El respeto a los Derechos Humanos expresos en los treinta artículos de la Declaración Universal, así como su promoción y concientización, son la clave para enrumbar a la necesitada Cuba y constituyen por ello el motivo de la inspiración para el trabajo que como misionera allí realizo, en medio de un contexto difícil.
El  régimen de mi país se ufana entre otras cosas, de brindar una educación gratuita y alardea de los altos niveles culturales a los que la “Revolución”, según ellos,  ha elevado a los cubanos,  pero lo cierto es que todo el Sistema Nacional de educación está diseñado para sembrar en las nuevas generaciones de cubanos y cubanas individuos que respondan ciegamente a sus mandatos. Los programas de enseñanza están altamente politizados y manipulados, desde las edades más tempranas los educandos son programados para no disentir de lo establecido por el sistema. En Cuba puede fallar cualquier cosa, ya sea el alimento para el pueblo, o los medicamentos en las farmacias, pero las campañas de adoctrinamiento ideológico son priorizadas.
La calidad de la educación de una nación, se ve en la calidad del comportamiento de su pueblo, en la salud espiritual de su sociedad, en los buenos modales y en la práctica de las mejores costumbres. Un pueblo bien educado se ha de mostrar civilizado, respetuoso de las diferencias y de la diversidad, aun en el plano político o ideológico, un pueblo educado sabe reclamar sus derechos (que conoce de antemano), sabe debatir, dialogar y manejar las discrepancias en todos los órdenes, eso se llama democracia. Un pueblo educado se ha de mostrar libre y la libertad consiste en no agredir las fronteras que circundan la individualidad y la libertad ajenas. Es esto lo que me propongo a continuar promoviendo desde mi posición.
Un sistema de educación libre, despojado de todo discurso político e imparcial, sería más beneficioso. El pueblo de Cuba necesita conocer más sobre la Constitución de la "República" y sobre la declaración de los Derechos Humanos, aprender a convivir con las diferencias, liberar sus calles, sus escuelas, sus universidades. Es esto lo que intento diseminar en Cuba a fin de crear más conciencia sobre los derechos humanos; no es fácil, reitero, realizar esta labor en medio de un sistema que reprime nuestro derecho a disentir, pero eso hago y haré, educar a quienes me circundan ya que estoy convencida como sé lo está el resto de la delegación que me acompaña, de que la educación es la clave para crear las condiciones para un mejor cambio.
 
Mi mayor deseo hoy en que celebramos el 66 Aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, es que mi pueblo se sature de ellos, se eduque en ellos y se transforme en una sociedad fuerte, empoderada, verdaderamente libre. Con mi trabajo seguiré influenciando para que así sea. Gracias.

domingo, 7 de diciembre de 2014

Los actos de repudio, la estrategia más incivilizada que utiliza el régimen de Cuba para reprimir a la oposición interna

Hace ya más de un mes mi amigo Leonardo Rodríguez Alonso, activista por los Derechos Humanos, miembro del Movimiento Cubano Reflexión de Camajuaní, provincia de Villa Clara y periodista independiente, envió esta información a varios sitios en Internet, desconocemos los motivos, pero la información jamás llegó a la Red. Por la importancia que tiene exponer al mundo en qué consisten los macabros  e históricos actos de repudio, así como mostrar los rostros de los represores,he decidido publicar el artículo de mi amigo en mi blog, junto al testimonio gráfico que su lente logró captar de los protagonistas de tan deplorable acto.


Por: Leonardo Rodríguez Alonso
Camajuaní. Villa Clara, 13 de octubre de 2014. En la calle Egido esta vez la vivienda marcada con el #9 fue escenario de un acto de repudio dirigido contra Damaris Idalgo García, esposa de Marino Andrade, ambos opositores. El motivo del acto fue que Damaris protagonizó una protesta pública junto a otros hermanos del Movimiento Cubano Reflexión (MCR), en el área del estadio «Augusto César Sandino», el día 10 de octubre, como digno homenaje a esta memorable fecha.
Todos los participantes en la protesta fueron arrestados, ella, la última en ser liberada, fue amenazada por un prepotente oficial de la Seguridad del Estado. Hoy se cumplió la amenaza.
Antes del suceso recibimos información por múltiples fuentes de la inminencia de tan vandálico hecho en el cual estaría también incluida mi vivienda.
Los múltiples twits que se emitieron no impidieron la realización de tan bochornoso acontecimiento, en el cual participaron alrededor de 80 personas. El protagonismo lo tuvieron los trabajadores de la textilera «Ramonita Herrera», administrada por Ramón Pérez Silva, quien se ha convertido en el principal protagonista de los actos de repudio en Camajuaní.

Las consabidas canciones pseudorrevolucionarias, las ofensas personales, la intimidación ̶en la que se destacó un policía que estuvo todo el tiempo con un cinto en la mano̶, las provocaciones y la música estridente, habituales en estos actos, no impidieron que Idalgo García les respondiera: «Las calles son del pueblo».  










viernes, 11 de julio de 2014

En estos herrumbrosos eslabones comienza la fatal cadena

Debo confesar que me resulta muy incómodo publicar en la Web las fotos de nuestros represores, es esa manía de no tener, como algunos me dicen, maldad. Y es que como cristianos a veces olvidamos que debemos ser mansos como las palomas, pero astutos como las serpientes. En esta ocasión muestro publicamente la fotografía de un informante de mi pueblo que acosa a mi familia constantemente. La vigilancia a mi persona y a la de mi esposo @maritovoz crece cada día y lo hace sin ningún tipo de pudor o disimulo. Ya muchos vecinos nos reportan que lo han visto tomar las matriculas de los autos que parquean a la entrada de nuestra iglesia, correr tras nuestras huellas cuando viajamos en ómnibus, o apresurarse a informar la presencia de algún visitante. Pero este vulgar informante no solo nos perjudica a nosotros, como el día en que fuimos detenidos por espacio de dos horas por el jefe de la Policía Nacional (PNR) de Camajuaní, detención que trajo como consecuencia la ocupación de nuestras laptops, que hasta el día de hoy no han sido devueltas, sino que también coloca en dificultades a amigos cercanos y a hermanos en la fe que no dejan de participar en nuestros cultos, ni de frecuentar nuestra casa, y a los choferes que algunas veces nos transportan.

Este hombre, como todos los de su calaña, no son comunistas, como tampoco poseen ideología alguna a no ser la que los comprometa con sus propios intereses, son simples y vulgares personajes en cuyo oficio no confían ni los esbirros del régimen que los utilizan. Su trabajo se mueve en la oscuridad y está sustentado por la maldad y los peores sentimientos que se pueden atesorar en el corazón. Este es el eslabón más herrumbroso de la cadena represiva que los tiranos levantan contra los que dentro de la isla se permiten pensar con libertad e independencia de sus autoritarios slogans. Son perjudiciales, muy perjudiciales, aunque  aparenten ser insignificantes, quién pensaría al ver a un diminuto mosquito que este podría enfermar a un ser humano?
Jesús Ramos, tiene un largo historial como informante de la Seguridad del Estado en Villa Clara. Es odiado por los pobladores de Taguayabón, la pequeña comunidad donde vivo. Realiza su oficio de vigilante sin ningún tipo de pudor o disimulo. Ha participado además en los operativos realizados por la pol;icía política alrededor de nuestra casa e iglesia, el más reciente fue durante la realización en la Habana de la II Cumbre de la CELAC.

martes, 3 de junio de 2014

La fiscalía de Venezuela a los pies del totalitarismo

 Por: Yoaxis Marcheco Suárez

La fiscalía de Venezuela presentó cargos contra el opositor y dirigente del Partido "Voluntad Popular" Leopoldo López. Esta entidad, como en todos los regímenes totalitarios, ha perdido su esencia, su enfoque ya no es para impartir o solicitar justicia, sino para representar y complacer al sistema que detenta el poder. Para el gobierno de Nicolás Maduro, hombres como Leopoldo son una potente amenaza, de ahí que accionen todas las medidas posibles por acallarlo, encerrarlo, esconderlo. No será nada nuevo que la fiscalía venezolana en manos del totalitarismo pida para López prisión y castigo, como tan poco que el mismo tribunal falle a favor de tal pedido, aun cuando la justicia misma se desgarre las vestiduras.

Los totalitarios no entienden de ideales ajenos, su costumbre es dilapidar al enemigo con un fuego de improperios y de falsas acusaciones. Hablar y no escuchar. Buscar pactos aparentes donde la razón siempre estará de su lado, sin conceder al bando contrario un centímetro de espacio. Los totalitarios harán todo lo que sea necesario por justificar y sostener su estancia en la silla de poder, todo, desde la mentira más sórdida, las detenciones y prisiones arbitrarias, las torturas y hasta asesinatos de sus contrincantes.

Pero aun cuando los sistemas autoritarios y tiránicos resultan tan injustos y peligrosos, siempre existirán los osados que se levantarán contra ellos, esos hombres y mujeres que adolecen de miedo y que no se dejan doblegar por los de arriba. En Venezuela, entre muchos otros, tenemos a Leopoldo López, encerrado sí físicamente, pero devenido en un líder político y de pueblo que le ha ocasionado terribles dolores de cabeza al dictador Maduro y a su séquito de totalitarios. López es una figura que ha trascendido a pesar del empeño de la tiranía socialista venezolana de borrar su nombre de la historia, su lucha persiste y a la vez se mantiene, porque no es un caudillo, sino un dirigente, un líder verdadero, de esos que empoderan al pueblo para que no se calle y no se detenga.

Particularmente le pronostico al régimen de Maduro un largo e intenso dolor de cabeza. Pueden encerrar a Leopoldo, ellos perderán ante la opinión pública, será una muestra de su debilidad política y de su terror al discurso diferente. Pero lo que si no podrán será exterminar las ideas democráticas bien arraigadas en el líder opositor, como tampoco podrán acallar la voluntad de un pueblo que ya comenzó a expresar sus ansias de libertad y que no se va a silenciar bajo ningún concepto.

Una imagen de López fabricada en cartón, colocada esta mañana en las calles de Caracas Foto: AFP /

lunes, 3 de febrero de 2014

Taguayabón: Secuestran al pastor del pueblo


Tomado de Cubanet @cubanetnoticias “Nuestras hijas quedaron en shock. Comenzaron a llorar; la más pequeña pedía que salvaran a su papá de unos hombres malos”
Familia Marcheco-Lleonart
Familia Marcheco-Lleonart
TAGUAYABÓN, Cuba.- Podría escribir una simple nota informativa acerca de una detención de las tantas llevadas a cabo por los Órganos de la Seguridad del Estado en Cuba, entre los días previos a la realización en La Habana de la Cumbre de países miembros de la CELAC. Solo que en esta en particular fui testigo presencial y víctima, y además tuve que lidiar con el hecho de que mis hijas lo vieron todo.
El pasado sábado 25 de enero, cuando salíamos de nuestra casa en Taguayabón, mi esposo, el pastor bautista Mario Félix Lleonart y yo, con nuestras hijas menores de edad, Rocío, de 13 años, y Rachel de apenas 5, con el ánimo de viajar hasta la vecina ciudad de Remedios y pasar una tarde de esparcimiento en familia, fuimos interceptados por dos agentes de la Seguridad del estado vestidos de civil; ambos en una pequeña moto marca Suzuki, quienes se acercaron a mi esposo y le comunicaron que estaba detenido.
La situación se tornó muy tensa cuando, pasados unos minutos, apareció un auto patrulla perteneciente a la Policía Nacional Revolucionaria, con un policía uniformado y otro agente de civil, quienes se unieron a los dos primeros y se abalanzaron contra Mario Félix y, como si fuera un vulgar delincuente, lo esposaron y se lo llevaron a toda velocidad rumbo a Remedios, sin comunicarme cuál sería su paradero.
Nuestras hijas quedaron en shock, ambas comenzaron a llorar, la más pequeña no paraba de decir: salven a mi papá que esos hombres malos se lo llevaron. Me costó trabajo enorme calmarlas y de alguna manera que ellas pudieran entender lo que estaba sucediendo. Las niñas aman entrañablemente a su papá, lo conocen, saben que es un hombre honesto y de muy buen corazón; aquel secuestro era algo que no podían asimilar, sobre todo porque sabían que esa tarde él la había reservado para ellas.
Tragando buches amargos y sobre todo mi indignación  -porque no oculto que ante todas estas arbitrariedades y despotismo me indigno profundamente-, llevé a las pequeñas hasta Remedios, caminé con ellas y resalté la figura de su padre. De algún modo mi pequeña Rachel se apropió de mis palabras y luego no paraba de decir: si esos policías vienen a buscar a mi papá aquí a la casa, yo les voy a decir que lo dejen tranquilo porque mi papá es un hombre libre. No sé si mis hijas han entendido a cabalidad ese mensaje, pero la libertad es nuestra y nosotros somos de ella, y así espero que crezcan ambas sabiendo que no hay sistema humano, ni cuerpo represivo, ni dictadura, ni dictador, ni tiranos que puedan impedirnos ser libres.
Agentes de la Seguridad del Estado que secuestraron al pastor Mario Félix_cortesía de Yoaxis Marcheco
Agentes de la Seguridad del Estado que secuestraron al pastor Mario Félix
Regresamos a la casa a esperar por la suerte de Mario. No sabíamos a ciencia cierta para dónde lo habían llevado. Caibarién y Remedios quedan en la misma dirección y solo sabíamos que el auto patrulla se había dirigido hacia uno de los dos lugares. Un secuestro con  todas las de la ley, terrorismo de Estado más que evidente, los ciudadanos son llevados a cualquier parte, ni siquiera los familiares saben a dónde.
Las detenciones pueden ser a cualquier hora, en cualquier sitio, ante cualquier persona, sin explicaciones, utilizando además la fuerza bruta. Qué reprimen, qué persiguen, no a los delincuentes comunes que cada vez son más, sino a los opositores políticos e ideológicos.
A las seis de la tarde de ese día, llegó mi esposo. Mis hijas corrieron hacia él y lo besaron, el alivio era evidente en sus caras. Desde ese momento, un operativo policiaco cercó nuestra casa y nuestro templo, la prohibición de salir se hizo extensiva a mi persona. Solo podíamos llevar y recoger a las niñas en sus respectivas escuelas y siempre custodiados por la policía política. Las Suzuki se parqueaban en la esquina cercana a las escuelas, visibles a nuestras hijas; era el recordatorio para ellas de que aún estaban y la manera de mantenerlas inquietas.
Como en otras ocasiones, nuestros móviles fueron bloqueados por Cubacel, la única empresa, estatal, que gestiona las líneas. Quizás la misma providencia divina permitió que, en algún momento, del teléfono mío pudieran salir los mensajes como vasijas lanzadas al mar de la libertad y que recalaran en el bendito twitter. Así los amigos del exterior tuvieron noticias de nuestra suerte. Pude además llamar a activistas que se encontraban en la misma situación que nosotros, no siempre con mucha fortuna porque los teléfonos de algunos también estaban interrumpidos. Cada noche oramos por los que habían corrido peor suerte, porque habían terminado en las frías celdas.
La cumbre de la CELAC culminó y no aportó nada nuevo al contexto cubano. Nadie mejor que mis hijas la definieron: La CELAC es mala, por culpa de ella se llevaron preso a nuestro papá. La reunión de la CELAC en La Habana ha teñido de vergüenza el paisaje político latinoamericano; su postura cómplice hacia un régimen anti democrático ya la marcó para los siglos de los siglos, amén.