Este Blog nace desde las arterias de la Cuba profunda, la que desconocen los turistas, la que pretenden obviar algunos gobiernos e instituciones en el mundo. La Cuba silenciada por algunos hombres, pero conocida y apreciada por Dios, y que ha comenzado a susurrar, y del susurro pasará al grito, a la protesta, a la palabra indignada. Nace en el interior de mi isla; y esta isla soy yo, eres tú, somos todos; y se aferra a todos implorando que hagamos algo por ella, con urgencia.

domingo, 7 de diciembre de 2014

Los actos de repudio, la estrategia más incivilizada que utiliza el régimen de Cuba para reprimir a la oposición interna

Hace ya más de un mes mi amigo Leonardo Rodríguez Alonso, activista por los Derechos Humanos, miembro del Movimiento Cubano Reflexión de Camajuaní, provincia de Villa Clara y periodista independiente, envió esta información a varios sitios en Internet, desconocemos los motivos, pero la información jamás llegó a la Red. Por la importancia que tiene exponer al mundo en qué consisten los macabros  e históricos actos de repudio, así como mostrar los rostros de los represores,he decidido publicar el artículo de mi amigo en mi blog, junto al testimonio gráfico que su lente logró captar de los protagonistas de tan deplorable acto.


Por: Leonardo Rodríguez Alonso
Camajuaní. Villa Clara, 13 de octubre de 2014. En la calle Egido esta vez la vivienda marcada con el #9 fue escenario de un acto de repudio dirigido contra Damaris Idalgo García, esposa de Marino Andrade, ambos opositores. El motivo del acto fue que Damaris protagonizó una protesta pública junto a otros hermanos del Movimiento Cubano Reflexión (MCR), en el área del estadio «Augusto César Sandino», el día 10 de octubre, como digno homenaje a esta memorable fecha.
Todos los participantes en la protesta fueron arrestados, ella, la última en ser liberada, fue amenazada por un prepotente oficial de la Seguridad del Estado. Hoy se cumplió la amenaza.
Antes del suceso recibimos información por múltiples fuentes de la inminencia de tan vandálico hecho en el cual estaría también incluida mi vivienda.
Los múltiples twits que se emitieron no impidieron la realización de tan bochornoso acontecimiento, en el cual participaron alrededor de 80 personas. El protagonismo lo tuvieron los trabajadores de la textilera «Ramonita Herrera», administrada por Ramón Pérez Silva, quien se ha convertido en el principal protagonista de los actos de repudio en Camajuaní.

Las consabidas canciones pseudorrevolucionarias, las ofensas personales, la intimidación ̶en la que se destacó un policía que estuvo todo el tiempo con un cinto en la mano̶, las provocaciones y la música estridente, habituales en estos actos, no impidieron que Idalgo García les respondiera: «Las calles son del pueblo».  










viernes, 11 de julio de 2014

En estos herrumbrosos eslabones comienza la fatal cadena

Debo confesar que me resulta muy incómodo publicar en la Web las fotos de nuestros represores, es esa manía de no tener, como algunos me dicen, maldad. Y es que como cristianos a veces olvidamos que debemos ser mansos como las palomas, pero astutos como las serpientes. En esta ocasión muestro publicamente la fotografía de un informante de mi pueblo que acosa a mi familia constantemente. La vigilancia a mi persona y a la de mi esposo @maritovoz crece cada día y lo hace sin ningún tipo de pudor o disimulo. Ya muchos vecinos nos reportan que lo han visto tomar las matriculas de los autos que parquean a la entrada de nuestra iglesia, correr tras nuestras huellas cuando viajamos en ómnibus, o apresurarse a informar la presencia de algún visitante. Pero este vulgar informante no solo nos perjudica a nosotros, como el día en que fuimos detenidos por espacio de dos horas por el jefe de la Policía Nacional (PNR) de Camajuaní, detención que trajo como consecuencia la ocupación de nuestras laptops, que hasta el día de hoy no han sido devueltas, sino que también coloca en dificultades a amigos cercanos y a hermanos en la fe que no dejan de participar en nuestros cultos, ni de frecuentar nuestra casa, y a los choferes que algunas veces nos transportan.

Este hombre, como todos los de su calaña, no son comunistas, como tampoco poseen ideología alguna a no ser la que los comprometa con sus propios intereses, son simples y vulgares personajes en cuyo oficio no confían ni los esbirros del régimen que los utilizan. Su trabajo se mueve en la oscuridad y está sustentado por la maldad y los peores sentimientos que se pueden atesorar en el corazón. Este es el eslabón más herrumbroso de la cadena represiva que los tiranos levantan contra los que dentro de la isla se permiten pensar con libertad e independencia de sus autoritarios slogans. Son perjudiciales, muy perjudiciales, aunque  aparenten ser insignificantes, quién pensaría al ver a un diminuto mosquito que este podría enfermar a un ser humano?
Jesús Ramos, tiene un largo historial como informante de la Seguridad del Estado en Villa Clara. Es odiado por los pobladores de Taguayabón, la pequeña comunidad donde vivo. Realiza su oficio de vigilante sin ningún tipo de pudor o disimulo. Ha participado además en los operativos realizados por la pol;icía política alrededor de nuestra casa e iglesia, el más reciente fue durante la realización en la Habana de la II Cumbre de la CELAC.

martes, 3 de junio de 2014

La fiscalía de Venezuela a los pies del totalitarismo

 Por: Yoaxis Marcheco Suárez

La fiscalía de Venezuela presentó cargos contra el opositor y dirigente del Partido "Voluntad Popular" Leopoldo López. Esta entidad, como en todos los regímenes totalitarios, ha perdido su esencia, su enfoque ya no es para impartir o solicitar justicia, sino para representar y complacer al sistema que detenta el poder. Para el gobierno de Nicolás Maduro, hombres como Leopoldo son una potente amenaza, de ahí que accionen todas las medidas posibles por acallarlo, encerrarlo, esconderlo. No será nada nuevo que la fiscalía venezolana en manos del totalitarismo pida para López prisión y castigo, como tan poco que el mismo tribunal falle a favor de tal pedido, aun cuando la justicia misma se desgarre las vestiduras.

Los totalitarios no entienden de ideales ajenos, su costumbre es dilapidar al enemigo con un fuego de improperios y de falsas acusaciones. Hablar y no escuchar. Buscar pactos aparentes donde la razón siempre estará de su lado, sin conceder al bando contrario un centímetro de espacio. Los totalitarios harán todo lo que sea necesario por justificar y sostener su estancia en la silla de poder, todo, desde la mentira más sórdida, las detenciones y prisiones arbitrarias, las torturas y hasta asesinatos de sus contrincantes.

Pero aun cuando los sistemas autoritarios y tiránicos resultan tan injustos y peligrosos, siempre existirán los osados que se levantarán contra ellos, esos hombres y mujeres que adolecen de miedo y que no se dejan doblegar por los de arriba. En Venezuela, entre muchos otros, tenemos a Leopoldo López, encerrado sí físicamente, pero devenido en un líder político y de pueblo que le ha ocasionado terribles dolores de cabeza al dictador Maduro y a su séquito de totalitarios. López es una figura que ha trascendido a pesar del empeño de la tiranía socialista venezolana de borrar su nombre de la historia, su lucha persiste y a la vez se mantiene, porque no es un caudillo, sino un dirigente, un líder verdadero, de esos que empoderan al pueblo para que no se calle y no se detenga.

Particularmente le pronostico al régimen de Maduro un largo e intenso dolor de cabeza. Pueden encerrar a Leopoldo, ellos perderán ante la opinión pública, será una muestra de su debilidad política y de su terror al discurso diferente. Pero lo que si no podrán será exterminar las ideas democráticas bien arraigadas en el líder opositor, como tampoco podrán acallar la voluntad de un pueblo que ya comenzó a expresar sus ansias de libertad y que no se va a silenciar bajo ningún concepto.

Una imagen de López fabricada en cartón, colocada esta mañana en las calles de Caracas Foto: AFP /